Archivo

Archive for 19 junio 2013

Novedades de Junio

junio 19, 2013 Deja un comentario

Más fútbol y goles con la mano de Eduardo Sacheri

9789870429364

La vida que pensamos Eduardo Sacheri

$120
Aguilar
336 páginas
isbn: 9789870429364

***

“El bípedo humano tiene grabado el sexo en las neuronas con que nace”

9789870429326

Peroratas Fernando Vallejo

$140
Aguilar
320 páginas
Isbn: 9789870429326

***

Más del irónico, bizarro y japonés Kobo Abe

9789871673964

Historia de las pulgas que viajaron a la luna Kobo Abe

$110
Eterna Cadencia
176 páginas
isbn: 9789871673964

***

Y Matarazo  (con una sola t) no llamó…

565872c0

Y Matarazo no llamó…
$75
Mar dulce – Waldhuter
220 páginas
isbn: 9789872905422

***

Las Leonas de un loco lindo

9789871882090

Un Viaje al interior Sergio “Cachito” Vigil

$120
Hojas del sur / Planeta
256 páginas
isbn: 9789871882090

Anuncios

De murciélagos, tajos y rengueras

junio 7, 2013 Deja un comentario

Encontramos muchos paralelismos entre los libros (geniales ambos) “Marcas de Nacimiento” de Nancy Huston y “La soledad de los números primos” de Paolo Giodano y nos pareció interesante hacer un análisis de ésto.

Los personajes principales de ambos libros son niños pequeños demasiado sensible, demasiado  inteligentes, perceptivos, introvertidos, reflexivos y tienen un defecto o símbolo en el cuerpo que constituyen su identidad. Se sienten (lo son) incomprendidos por sus familiares y sus amigos.  Son como “Bichos raros” entrañables, tiernos y con un sentido del humor negro e irónico. En ambos casos, hay un determinado incidente de la niñez que marcará sus vidas para siempre, que determinarán su adolescencia y la construcción de sus personalidades.

LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS

imagesEsta historia transcurre en Italia, desde los años 1983 y 2007, y es éste el elemento identifica cada capítulos. Es la historia de Mattia, un niño pequeño que a medida que transcurre la historia va convirtiéndose en adulto.  Cuando aún es un nene, sus padres le encomiendan el cuidado de su hermana Michela, que sufre de una enfermedad neurológica pero, por una travesura algo inocente él la pierde de vista y ella se ahoga en el río. Nunca encuentran el cuerpo de Michela y esto marca a fuego las vidas de Mattia  y de toda  la familia. Todos quedan atrapados en esta pérdida. A Mattia en particular lo lleva a desarrollar un hábito auto- destructivo: toma lo que encuentra que tenga filo y se hace tajos en el cuerpo, sobre todo cuando debe enfrentar una situación difícil.

Pero Mattia tiene un punto donde hace equilibrio: las matemáticas. Es un genio, casi superdotado en este área y el tiempo que dedica a esta disciplina es cada vez mayor. Le funciona como escudo, se siente en territorio firme, seguro y capaz de predecir los resultados. Esta obsesión que desarrolla lo lleva a usar el álgebra como medida de todo, del mundo. Ésto lo salva de las arenas movedizas de las relaciones humanas, de la incertidumbre y ansiedad que éstas provocan.

Unos años más tarde Mattia conoce a Alice, una compañera de clase que, al igual que él, ha sufrido un trágico y traumático accidente mientras practicaba esqui con tan sólo algunos años de edad, actividad nefasta para ellas pero indispensable para su padre. “Alice della Roca odiaba la escuela de esquí. Odiaba tener que despertarse a las siete y media… odiaba ponerse los leotardos de lana que le picaban en los muslos…”

Este accidente, además de ser la peor experiencia de su corta vida, le deja secuelas no sólo emocionales: una renguera en una de sus piernas que es muy notoria (aunque no tanto como ella cree) que le impide relacionarse con los demás de manera libre y genuina. Alice es introvertida, sumisa y se convierte es el chivo expiatorio de sus compañeras de clase que la toman como blanco de agresiones, bromas pesada, y humillaciones (lo que hoy llamaríamos Bullying). Ella decide  marcar su piel con un tatuaje idéntico al de una de sus principales agresoras (Viola) sintiendo que así va a ser más fuerte y enfrentar la vida con más agallas.

Alice y Mattia se encuentran, se desencuentran, están lejos pero cerca, como los números primos. Son como hermanos o almas gemelas pero a la vez se gustan. “Existen entre los números primos algunos aún más especiales: los números primos gemelos, entre los que se impone siempre un número par, el 11, el 13, el 17, el 19 etc. que permanecen próximos pero nunca se tocan. Y Mattía lo sabe.

MARCAS DE NACIMIENTO

Marcas de nacimiento“Marcas de nacimiento” es una historia generacional y también sobre la soledad. Transcurre entre Estados Unidos, Canadá, Israel y Alemania (según la generación de que se trate) entre los años 2004 y 1944. La autora decide darle un formato especial, atrapante, que consiste en no respetar la cronología de los hechos, en realidad sí sigue un orden cronológico pero inverso, comienza por el final de la historia y termina en el principio. Éstos y los personajes de cada época dan nombre a cada capítulo.

La narración comienza con Sol, un niño de 6 años malcriado, superdotado (según él mismo) y narcisista al punto de creerse hijo del dios sol (y de Google). “Soy como la luz del sol, todopoderoso, fluyo sin esfuerzo hacia los confines más oscuros del universo… capaz, a los 6 años, de verlo, iluminarlo, entenderlo todo.”

Su debilidad son las guerras, la sangre y las mutilaciones que disfruta viendo en la tele, en los video juegos, y en los diarios. Tiene un oso de peluche al que mutila, le hace tajos en la panza y mete allí cosas que quiere esconder y también le saca los ojos. Sol es irónico y soberbio y maneja a sus padres cómo y cuando quiere.

Tiene un lunar al que le encuentra forma de murciélago y que luego se entera, es una marca que ha sobrevivido a mucha generaciones. Según la etapa histórica y el contexto general, cada generación le ha atribuido un significado propio a su lunar. Para él, su murciélago la hace invencible.

Sol conoce a Nouzha, una chica árabe de 9 años y se enamora profundamente de ella. Pero en plena guerra de Irak, las posibilidades de que una chica árabe y un niño judío estén juntos es casi inimaginable.

 

MARCAS DE NACIMIENTO y LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS

Cuando uno lee un libro narrado por un chico, generalmente nos transmite su propia visión del mundo que es muy distinta a la de los adultos:  son más ingenuos, entienden todo mal, ven en el juego uno de los valores principales, no tienen demasiados sentimiento negativos ni preocupaciones.  Pero en estos dos libros ocurre lo opuesto, son chicos que, a diferencia de su padres, son casi superdotados, introspectivos, perceptivos y con una sensibilidad extrema y abrumadora. La ironía y el humor con que Giordano y Huston (en realidad Mattia, Sol y los demás personajes) nos cuentan la historia, sumado a ese halo de intimidad e identificación que establecen con el lector, hacen de “Marcas…” y de La soledad…” dos libros imperdibles y absolutamente necesarios para cualquier biblioteca.

*Una coincidencia fortuita: la señora que trabaja en lo de Alice en “La soledad…” se llama Soledad (esto no es casual) y le dicen Sol, como al personaje de “Marcas de nacimiento).